Tecnología de virtualización innovadora

No se necesita un software de virtualización complementario

La supremacía de que disfruta el modelo de virtualización KVM proviene del hecho de que se compila dentro del sistema operativo del servidor físico, acabando así con la necesidad de usar múltiples capas de virtualización. Lo que quiere decir que no se requiere una pieza adicional de software que se sitúe entre el servidor host y las máquinas virtuales creadas. De esta manera la capa de virtualización deja de ser el punto único de error. Todo ello da como resultado la disponibilidad de Servidores Privados Virtuales KVM de desempeño mucho más alto y estabilidad considerablemente mejor frente a el resto de Servidores VPS.
Tecnología de virtualización innovadora

Un aprovechamiento de los recursos mucho más eficaz

Asignaciones de servidor a su disposición ilimitada

Con la eliminación de la sobrecarga que equivale a tener un nivel de virtualización adicional a través de la cual pasa el conjunto de comunicaciones con instancia de servidor principal, los Servidores Privados Virtuales KVM se pueden beneficiar de una utilización de recursos del servidor considerablemente mejorada. Los procedimientos de la virtualización KVM se caracterizan por una integración directa en el núcleo del SO de la máquina anfitriona, o sea que todos y cada uno de los Servidores Privados Virtuales dialogan con el hardware del servidor en forma directa. La mínima redundancia en este tipo de comunicación se traduce en un rendimiento de la vida real mucho más célere en comparación con otros sistemas de virtualización.
Un aprovechamiento de los recursos mucho más eficaz

Pleno control en lo que se refiere al sistema operativo

La limitad total de cargar el sistema operativo que desee

Lo que se puede considerar una limitación de los Servidores Privados Virtuales, en comparación con los servidores reservados, será el propio sistema operativo – en el caso común usted está limitado a la lista de SOs que mantiene su proveedor. Con un Servidor Privado Virtual KVM, no obstante, es posible – efectivamente instalar cada uno de los SOs cuyas características coinciden con las capacidades del servidor y el hardware del servidor principal. Un hecho real gracias a la manera única en la que funciona la virtualización KVM. KVM es una parte integrante del sistema operativo del servidor, con lo que queda garantizada la comunicación directa de las máquinas virtuales con el servidor físico, descartando la necesidad de facilitar más un nivel de comunicación, que forma parte de una gran parte del resto de soluciones de virtualización.
Pleno control en lo que se refiere al sistema operativo
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL